¿Para qué comemos? – Energía de Gaia, nuestra madre Tierra

Siento muy preciso empezar el vlog y los artículos nutricionales con la pregunta:

¿Para qué comemos?

¿En algún momento nos hicimos esta pregunta? Yo debo confesar que fue hasta hace unos pocos años atrás solamente, cuando en esos momentos de introspección aparecía en mi vida una sensación de energía positiva, una luz brillante; y supuse que para estar en sintonía, debía rodearme de esta misma energía en todo momento y fue cuando comencé a observar que ocurría con el alimento que ingería a diario.

Energía en movimiento

Todo es energía, energía en movimiento, transmutación constante. La planta (energía) nace por germinación de su semilla (energía), la cual crece gracias a la luz y el calor del sol (energía); al ingerir la planta (o sus frutos), estamos ingiriendo energía pura (de la semilla, de la planta, del sol, del aire, del agua), beneficiando nuestro organismo de forma total. Digerimos el alimento y obtenemos del mismo nutrientes, vitaminas, minerales que nos da energía.

Este alimento que nos entrega Gaia, nuestra madre tierra, es su energía, su vitalidad, un mensaje de amor para sus hijos. Lo que podamos digerir (asimilar, mejor dicho) será producto de una interacción dinámica entre nosotros y el nivel vibracional del alimento. Lo que no digerimos tendría que volver a la tierra en forma de abono (energía) para que allí puedan, de sus semillas, crecer nuevas plantas. A este proceso me gusta llamarlo “el ciclo de beneficios”, en donde no solo nuestro organismo, sino que TODO el organismo (el hombre como parte de la naturaleza) se beneficia.

Energía

Energía transformada en clorofila

Comer

Al comer, estamos extrayendo toda la energía que depositó el sol, el agua, la tierra, el aire y demás fuerzas de la naturaleza en ese alimento vital. Cada mordisco que damos, es una relación de amor con Gaia. Ella nos ama, nos cuida, nos da sustento en abundancia, un paraíso en esta vida terrenal y acaso nosotros, ¿Qué le damos en devolución?

Afortunado y bendecido aquel que experimenta cada bocado conscientemente, lo contempla con gratitud, lentitud y respeto, sin apuros, ni corridas, ni stress (la “carrera de la rata”) de la vida moderna (¿sigue estando de moda?). Cabe aclarar que también entra en juego la energía del cultivador y el cosechador, ¿ellos sembraron y cosecharon con amor, o acaso fue una máquina industrial la que cosechó tu alimento? y si así lo fue, ¿Qué nivel energético tenía?

Energía

Agua de lluvia

Asimilar

No olvidemos que al momento de la asimilación, nuestros niveles de energía tanto físicos, mentales, espirituales y hasta (en especial) emocionales interactúan con los niveles energéticos del alimento. Entiendo si para muchos de ustedes, esta idea de que el alimento trabaje en distintos niveles sutiles (y no tanto), sea nueva y desconocida hasta ahora, más solo hace falta recordar y dar gracias a los protectores, sanadores, médicos del alma, curanderos que estuvieron utilizando estos mismos conocimientos por muchos años ya.

El sol concentra toda su fuerza energética en el reino vegetal y este lo mantiene condensado en su interior junto con las otras influencias energéticas más sutiles como la luna, las estrellas y el cosmos. ¿Escucharon hablar del calendario Biodinámico?

Energía

Energía solar

¿Para qué comemos?

La respuesta a nuestra pregunta inicial encuentra su germen aquí mismo. Al masticar el alimento, el potencial de energía del sol, estrellas, luna y cosmos es liberado quedando disponible para ser absorbida por nuestro organismo. Desde un punto de vista espiritual, estamos hablando de una transmutación energética en comunión con lo Divino. Se manifiesta el Universo ante nosotros en un alimento vital y de alta vibración energética.

Ahora, no solo transmutó la energía, sino que también la pregunta inicial. Ya no es más ¿Para qué comemos? Sino, ¿Cómo lo asimilamos?

 

Tips:

  • Antes de comer, contempla por un instante el nivel energético de tus alimentos. Piensa cual fue el recorrido hasta llegar a tu mesada.
  • Da las gracias (ya sea en voz alta o en tu interior) por el alimento recibido, esta acción prepara y ayuda a la asimilación de los nutrientes.
  • Respira lento desde el abdomen cuando comas (recuerda que el aire – prana – es nuestro principal alimento)

 

Referencias:

Cousens, Dr. Gabriel, MD (2011). Cap. 1.2: Asimilación de las energías de la Madre Naturaleza. (Ed. Epidauro), Alimentación Consciente

Scaduto, Guido Diego (2014). Cap. 0: Todos tenemos una historia, Salud y Libertad!

Guido Diego Scaduto
Sígueme en:

Guido Diego Scaduto

Asesor en Nutrición y Dietética Natural Holística at Prakaya
Integrando la sanación del cuerpo, mente y alma mediante una completa alimentación vitalizante. Siempre respetando a nuestros hermanos animales y el cuidado de nuestra madre naturaleza.
Guido Diego Scaduto
Sígueme en:

17 comentarios en “¿Para qué comemos? – Energía de Gaia, nuestra madre Tierra

Deja tu comentario

Leer más
Alimentación orgánica, de la zona y de estación

Germinados: Potencial de vida

Cerrar