Hacia una alimentación de equilibrio y amor

Uno de los mayores logros en el camino de la alimentación evolutiva, la cual integra cuerpo-mente-espíritu al área de la nutrición, es el de volvernos cada día más libres.

Influencias que desinforman

Vivimos una etapa importante y decisiva en donde por un lado tenemos el evidente deterioro del medio ambiente, que sabemos hace algunos años ya, es irreversible, y por otro lado, estamos sumergidos de lleno en una época consumista, en donde la publicidad, lo único que tiene en mente es hacernos desear productos, objetos o servicios que ni siquiera necesitamos y que pone en en peligro el equilibrio y la salud de la naturaleza.

Con tanta información en nuestra mente y des-conexión con nuestro propio ser interno, no solo descuidamos el medio ambiente externo, sino que también lo hacemos con el interno, nuestro propio organismo, nuestra vida.

Necesitamos volver a recordar aquello tan sagrado que hemos olvidado, recuperar nuestro instinto perdido, que sabe lo que necesitamos y nos ayuda a no auto-engañarnos. Hoy en día relacionamos sed y felicidad con Coca-Cola, hambre y proteinas con carne animal, cereales con Zucaritas y calcio con leche de otra especie animal. Desde ya te digo: nos mintieron! y lo siguen haciendo aunque no por mucho tiempo más.

Publicidad Coca Cola

¿Cómo equilibramos nuestra alimentación?

Pensemos, ¿Quienes gozaban de excelente salud, armonía y alta vibración en sus vidas? En las antiguas culturas a lo largo del mundo, si bien la alimentación de una comunidad no era idéntica a la otra (dado los distintos alimentos en diferentes climas), su modus operandi era el mismo, en alineación con la naturaleza, los ciclos lunares y el cosmos. Ahora, no es necesario volver a un estilo de vida primitivo para llegar al equilibrio, sino poder reconocer que el ser humano siempre supo como vivir, como habitar este hermosos planeta tierra y sobre todo como alimentarse de  forma completa y natural, solo que hoy nos invaden con información (confusa) que en definitiva, moldea nuestra realidad.

Alimentando con amor

Si logramos recordar desde la frecuencia del amor, podremos conocer mejor al alimento que nos nutre. Saber cual es su efecto en nuestro organismo y la calidad del mismo. Una elevada energía en el alimento nos dará una salud equilibrada, en cambio una baja calidad energética, resultará en un desequilibrio, al cual llamamos comúnmente “enfermedad”.

La idea entonces es comenzar de a poco a modificar tanto nuestros hábitos alimenticios perjudiciales, como la calidad energética de los alimentos que ingerimos para promover un mejor estado de equilibrio y armonía, una limpieza y desintoxicación del organismo, para culminar en una reparada y efectiva capacidad de absorción corporal.

A lo largo de este proceso, podremos adecuar una dieta (o mejor dicho, un estilo de vida) que se amolde a nuestro estado y evolución. Percibiremos al alimento como medicina y le daremos forma en nuestra cocina que se transformará en nuestro laboratorio. De eso se trata la nutrición evolutiva; una especie de juego que mezcla la ciencia y el arte partiendo del corazón para llegar a sentir la vibración de colores y aromas, gozar de sabores naturales y satisfacernos no solo con densidad, sino con el profundo amor y disfrute de todo el proceso.

Sintonía Amor

Ecología Interna

Desde hace miles de años, la filosofía oriental nos recuerda: el hombre es un microcosmos; como es adentro es afuera, o también podríamos decir: como es afuera, es adentro. El medio ambiente externo, se continúa en nuestro interior, no hay separación alguna, están eternamente vinculados. Si tenemos la capacidad de alejarnos de nuestra mente racional y comenzar a sentir desde la profunda sensibilidad, podremos desarrollar lentamente nuestra intuición, así como también disfrutar de aquellas pequeñas cosas como sentir la inmensa conexión con la naturaleza, respirar el aire limpio y fresco o caminar con los pies descalzos sobre el rocío matutino.

Somos vida, somos alimento, un proceso de transformación de energía. Cuando el orden mineral ingresa al reino de la vida, se manifiestan una serie de transmutaciones energéticas, pasando por el reino vegetal, en donde el ser humano es el eslabón final de la cadena, culminando en el espíritu. Esta visión holística abre un nuevo paradigma de relación entre lo material y lo espiritual, dando verdadero significado a nuestra ecología interna y externa (que es la misma), la ecología de la vida.

Nuevo Paradigma

El nuevo paradigma nos aleja de la razón pura y nos acerca un enfoque de re-conexión con nuestra sensibilidad, pudiendo discernir la vibración de un alimento a través de nuestros sentidos elevados. Sabremos que para que un alimento sea genuino, debe estar en sintonía con la ecología de la vida, descartando alimentos procesados, refinados, con tratamientos químicos sintéticos y eligiendo alimentos naturales, de producción consciente y orgánica. Este salto evolutivo nos dará las bases para poder vivir en armonía, salud y libertad, alejándonos de forma definitiva de las enfermedades (cualquiera sea, puede y debe ser sanada).

 

Tips:

  • Comienza por borrar de tu mente todos los sistemas de creencia impuestos por la sociedad, la ciencia, la publicidad, tus padres o la cultura.
  • Sal a la naturaleza, conecta con la tierra, el pasto, los árboles y los pájaros. Ellos tienen mucho por enseñarnos

 

Referencia:

Esteves, Jorge Valentín (2009). El cambio hacia una alimentación equilibrada. Guía para una nutrición evolutiva. Buenos Aires: Salbe Ediciones

Guido Diego Scaduto
Sígueme en:

Guido Diego Scaduto

Asesor en Nutrición y Dietética Natural Holística at Prakaya
Integrando la sanación del cuerpo, mente y alma mediante una completa alimentación vitalizante. Siempre respetando a nuestros hermanos animales y el cuidado de nuestra madre naturaleza.
Guido Diego Scaduto
Sígueme en:

2 comentarios en “Hacia una alimentación de equilibrio y amor

Deja tu comentario

Leer más
Lechuga, la base de nuestra ensalada verde

Alimentación orgánica, de la zona y de estación

Cerrar